Cuida la salud de tu bebé

Cuida la salud de tu bebé ¡antes de que nazca!

Los cuidados prenatales son un factor clave para el desarrollo óptimo de tu bebé, desde las primeras hasta las últimas etapas de tu embarazo; descuidar este proceso por creencias, hábitos individuales, o desconfianza es un error que tu bebé podría pagar muy caro. Las consecuencias de no cuidarse en el embarazo pueden ocasionar un parto antes de tiempo, dificultades en el crecimiento del feto, malformaciones, riesgo de muerte neonatal y más.

Hay hábitos saludables y fáciles de implementar durante tu embarazo para conseguir el desarrollo óptimo de tu bebé y mejorar tu bienestar. Lo primero es acudir constantemente a tus consultas y consumir las vitaminas y dieta que indica el especialista.

Cuida la salud de tu bebé

Consejos

Los hábitos a probar en el embarazo son conocidos, pero no menos efectivos para tu salud y la de tu bebé.

-Ambiente sereno. Los niños, incluso antes de su nacimiento, lo perciben todo, sonidos, alteraciones en tu cuerpo, peleas y un ambiente cargado de negatividad, agresividad y gritos afecta el estado emocional de pequeño. Puede ocasionarse un parto prematuro, muerte previa al nacimiento, o que el niño se quede más tiempo del recomendado en el vientre.

-Aliméntate bien. Un elemento clave es la alimentación en el embarazo, una pobre alimentación se traduce en un pobre desarrollo del bebé; come bien y sanamente, comida deliciosa, pero balanceada. Los antojos son normales en el embarazo, pero no te excedas si el alimento puede ser dañino para el niño.

-Hablar, escuchar música. Se relaciona con el ambiente sereno, pero permite establecer una conexión entre padres e hijos. Hablar al bebé, o ponerle canciones le brinda estímulos y conexión con sus progenitores.

-Sé feliz. Lo más importante es disfrutar del embarazo y tener un buen estado anímico. La salud emocional ese algo que el pequeño percibe claramente por su conexión con la madre. Busca estar armonía y tranquilidad.

tu bebe fitnbess

Otra de las grandes recomendaciones, especialmente para aquellas mujeres que usualmente no mantienen una rutina regular de ejercicios, es adquirir una. Esto, ya que aquellas mujeres que ya practican ejercicio de forma asidua normalmente tienen la tendencia a continuar con ésta, incluso durante el embarazo. No se pretende que de la noche a la mañana una mujer de vida sedentaria se convierta en una gran maratonista, pero la actividad física ayudará de forma considerable a la salud de la madre y del bebé, lo cual podría ayudar, incluso, a prevenir algunas complicaciones durante el parto.

A la hora de traer una nueva vida al mundo, cualquier medida que podamos tomar para prevenir y formar el mejor, y más propicio, ambiente debe ser obligatoria. Sin embargo, por el bien tanto de la madre como del bebé, lo ideal es siempre llegar a consensos: la idea no es descuidar ningún aspecto del provenir y el bienestar del bebé, pero tampoco lo es el crear estrés innecesario sobre la madre –factor que, además, resulta dañino para ambos, incluso luego del parto. Lo primero es siempre procurar el bienestar emocional de la madre, para así crear el ambiente más propicio para el desarrollo de este nuevo ser.

pon tu comentario