El obeso sano

La obesidad es uno de los grandes problemas de las personas actualmente. La tasa de obesidad mundial se ha incrementado muchísimo, y es cada vez más común ver personas, incluso bastante jóvenes, que sufren de resistencia a la insulina, diabetes, hiperlipidemias (como el exceso de colesterol), la hipertensión, la enfermedad coronaria, los accidentes vasculares cerebrales e incluso algunos tipos de cáncer.




Pero se ha dado el caso, en unos pequeños porcentajes de unas cuantas personas con obesidad, que no tienen ningún tipo de patologías asociadas con el exceso de peso. Es decir, es un obeso sano, o por lo menos así se han llamado, pero todavía hay ciertas dudas con respecto a si una persona obesa pueda en realidad estar sana.

El obeso sano

Definición de un obeso sano

Una persona obesa considerada sana es aquella que tiene alrededor de 30% más del peso considerado saludable, según la estatura, edad y sexo de esa persona, y que no padece de ninguna enfermedad, como la insulino resistencia o alguna alteración metabólica.

Estos obesos sanos tienen un riesgo menor de entre 30 y 50 por ciento de mortalidad prematura, comparada con la de los obesos que están afectados y padecen de algunas enfermedades relacionadas a los kilos de más.

¿Cómo se puede ser obeso y sano?

Hay varias teorías que se manejan por las que un obeso no tiene ninguna enfermedad asociada a esta condición. La primera de ellas es que estos obesos sanos acumulan la grasa a nivel subcutáneo, por lo que ninguno de los órganos se ven afectados, como en el caso de los obesos enfermos, cuyas patologías se dan principalmente por el crecimiento de la grasa visceral, que afecta a nivel cardiovascular.




Otra de las posibles razones es que se trata de obesos que se mantienen activos físicamente, y que aunque tienen un porcentaje de grasa mayor al recomendado, tienen buenos niveles de masa muscular, por lo que su metabolismo trabaja correctamente, responden mejor a la resistencia de la insulina y tiene un buen perfil lipídico.

Por eso hay que dejar en claro que estar delgado no siempre es sinónimo de salud, ya que hay personas que aunque tienen un peso adecuado padecen de igual forma de diabetes, hipertensión u otras enfermedades .

Y la tercera teoría por la cual existen los obesos sanos, es por la flora intestinal del individuo. Los expertos aseguran que hay personas que tienen una flora intestinal compuesta por especies más variadas, lo que hace que su organismo trabaje mucho mejor y no tenga fallos en los mecanismos que regulan la insulina, la glucosa y el apetito, como en el caso de los obesos enfermos.

obesa sana

¿En realidad un obeso puede estar sano?

Se han realizado muchos estudios para comprobar si una persona con exceso de peso, aunque no padezca de ninguna enfermedad, de verdad pueda estar sana. Algunos de ellos han demostrado que cuando se comparan perfiles cardiometabólicos de un obeso sano y un obeso no sano, da como resultado que ambos son similares, por lo que el término “sano” podría no estar bien aplicado.

También otros estudios han afirmado que en realidad los obesos sanos son una fase de la obesidad, es decir, la mayoría de las personas que empiezan a ser obesas, al principio son bastante sanos y no padecen de ninguna enfermedad, pero luego, entre los 10 y 20 años padeciendo de sobrepeso, se comienzan a convertir en obesos no sanos.

Esto quiere decir que una persona que tenga obesidad y aún este sana, está a tiempo de cambiar su vida a un estilo mucho más saludable, ya que tarde o temprano las enfermedades relacionadas a la obesidad se harán presentes. Por esto siempre la recomendación será una alimentación balanceada, hacer ejercicio y decirle no a las golosinas y los vicios, ya que de esta manera tendrás más probabilidad de no desarrollar distintos tipos de enfermedades, seas obeso o no.