la dieta como una religión

Usar la dieta como una religión

Cada año, especialmente después del invierno, comienzan a salir de su escondite montones de nuevas dietas que prometen hacer milagros con esos kilos de sobra que traes encima. Muchas no son del todo favorables y pueden traer consecuencias negativas para la salud, pero el problema es que las personas, en su desesperado intento por hacer un milagro con su cuerpo, caen en la tentación y se meten de lleno en lo que se convierte en una secta dietética.

la dieta como una religión

Estas sectas son muy parecidas a las de las religiones, e incluso las personas comienzan a comportarse como tal: crean una adoración hacia el mentor que creó el maravilloso sistema para adelgazar, que se convierte más en una obsesión.

Si bien no hay nada malo con tratar de estar saludable, hay que estar atentos ante las posibles señales que indiquen que no se trata de un sistema para bajar de peso, basado en comer sanamente y hacer ejercicio. La idea de estas sectas dietéticas es que gastes montones de dinero en productos y servicios, que tarde o temprano comienzan a ser perjudiciales para la salud.

Adoran a su ídolo

Generalmente, estas dietas milagrosas tienen un mentor que las creó, por lo que este sujeto se convierte en un símbolo de adoración y ejemplo en todo momento. Se convierte en ese ídolo que todos sus seguidores deben imitar fielmente, y hacer todo lo que esta persona diga –o de lo contrario no se puede bajar de peso.

En el mundo hay montones de gurús del fitness, y si bien hay muchos que dan consejos correctamente también hay muchos falsos imitadores que solo buscan aprovecharse de las personas débiles y con baja autoestima.

Defienden las escrituras con fervor

Estas dietas tienen una cantidad de reglas y limitaciones que estos seguidores defienden como si se tratara de un libro sagrado. Además, cuando alguien trata de explicarles o dar su opinión al respecto la rechazan por completo, ya que están seguros de que solo siguiendo estas escrituras al pie de la letra podrán estar delgados mágicamente.

Una persona no puede limitarse a una dieta o una rutina de ejercicios, mucho menos a un montón de reglas que muchas veces no tienen verificación médica. En algunos casos, si no se sabe comer saludable, lo mejor es ir con un nutricionista. Este profesional se encargará de explicarle todo lo que tiene que saber.

Se obran milagros

dieta como una religión

Sin esfuerzos, sin dietas, sin nada, así de simple estas personas consiguen tener el peso que tanto han soñado, o al menos eso es lo que les dicen los mentores, y mejor aún: curan un montón de enfermedades como la diabetes, la obesidad, los problemas cardiovasculares, los problemas de piel, la depresión, con tan solo seguir algunos trucos mágicos.

Estas falsas creencias a la larga pueden traer consecuencias graves para la salud. Si una persona padece de alguna de estas enfermedades debe ponerse en control con un médico especialista, ya que solo ellos están certificados.

Existen objetos sagrados

En realidad esta es una de las principales razones por las que convencen a las personas de unirse a su estilo de vida, para que gasten montones de dinero en falsos productos que prometen hacerte bajar los kilos de una semana a otra, y peor aún, tal y como en una secta convencen a las personas que si no compran estos productos ni usan determinados servicios, nunca podrán bajar de peso. Sin embarho, la verdad es que en algunos casos le hacen mucho daño a su cuerpo con estas pastillas milagrosas.

Existen alimentos demoníacos

Cosas como no comer carbohidratos o no comer frutas después de las 5 de la tarde, son reglas comunes en este tipo de sectas dietéticas. Sin ninguna razón lógica, prohíben alimentos que son vitales para el funcionamiento del organismo, lo que puede ser muy peligroso.

Nada viene sin esfuerzo, y “lo que fácil viene, fácil se va”. Estas frases, aunque clichés, existen por una razón. Un cuerpo delgado, que se consigue a través de dietas estrictas, ingesta de píldoras, sin ejercicio ni alimentación adecuada, nunca será un cuerpo saludable. Por eso lo mejor es siempre acudir con personal médico especializado, de manera de evitar atentar contra nosotros mismos.

Comparte en Tus Redes Sociales 🙂 Gracias !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

pon tu comentario