La importancia global de la nutrición

La importancia global de la nutrición

La nutrición puede asumirse, sin lugar a dudas, desde una gran variedad de perspectivas. Una de ellas es, por supuesto, asumirlo como un fenómeno global de alcances e impactos mundiales, en el que todos los seres humanos tomamos parte, tanto de forma biológica como cultural e incluso económica.

Considerando el fenómeno de la nutrición como lo que es, una cuestión holística, los organismos de las Naciones Unidas plantean el panorama actual y los desafíos que conlleva.

La nutrición a nivel internacional

En la Conferencia Internacional de la Nutrición confluye, como un aporte desde el punto de vista alimentario concreto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. A su vez la Organización Mundial de la Salud provee de una visión más médica del asunto, orientada a establecer indicadores en términos médicos o sanitarios.

La importancia global nutricion

La primera Conferencia tuvo lugar en 1992 y de entre sus más destacadas conclusiones se desprende el hecho de que hay alimentos suficientes para todos los seres humanos, pero el principal problema es el acceso desigual a esos alimentos. Esto pone de relieve la naturaleza de los problemas nutritivos en el mundo: no se trata de falta de recursos, sino de acceso desigual a los ya existentes.

Otra conclusión destacada de la CIN fue un reconocimiento al alza de la esperanza de vida y el mejoramiento del estado nutricional del mundo, al menos en términos generales. Por supuesto que el hecho de que el problema reduzca sus magnitudes, y esto es acotado por su informe, no elimina el hecho de que exista un problema y este sea de dimensiones significativas.

Datos históricos de la nutrición

En ese sentido, para 1992 había aún 780 millones de personas, un 20% de la población de los países en desarrollo, sin acceso a los alimentos necesarios para suplir sus necesidades nutricionales más básicas. A parte de representar un número más que significativo de personas, el hecho de que su situación no se deba a la carencia de alimentos en el mundo sino a que se ven excluidos de su consumo, el problema recrudece su gravedad.

Otra triste paradoja expuesta por la CIN es que, al mismo tiempo que hay malnutrición en los países en vías de desarrollo, especialmente en América Latina, Asia y África, hay una dieta excesiva y desequilibrada generalizada en EEUU y Europa.

Mientras que todavía nacen niños con deficiencias mentales producto de la falta de yodo, quedan ciegos por falta de vitamina A o mueren por un sistema inmune debilitado por carencia de hierro; otros miles de millones de menores experimentan una muerte prematura por obesidad o dietas excesivas y desbalanceadas. Esto deriva en un grave problema de enfermedades crónicas no transmisibles, que se encontraba en ciernes en 1992 y hoy toma lugar en todas sus magnitudes.

La importancia global de la nutrición

Frente a este panorama se han propuesto diversas soluciones, todas dedicadas a los problemas de su tiempo y sin un enfoque macro a largo plazo. Al menos hasta la década de los 80, en el que se puso de manifiesto la verdadera naturaleza económica del problema. El FMI y Banco Mundial comenzaron a sugerir ajustes macroeconómicos y soluciones para una mayor producción de alimentos en las áreas más vulnerables.

Además de económicos, los ajustes necesarios son de índole social y político. Otra de las conclusiones que arroja el informe de la CIN es que los Estados pueden efectivamente ejercer grandes cambios en el estado nutricional de sus poblaciones, a través de controles, distribuciones prioritarias y soluciones afines.

Otro gran aliado, que surge derivado de la contemporaneidad, son las tecnologías. Gracias a los smartphones y a sistemas de recolección de datos automatizados, hoy en día es posible saber quién necesita alimentos, cuáles y dónde están. Todo ello no solo puede, debe ser empleado en pro del fin de la mala nutrición en el planeta tierra en toda su historia.

pon tu comentario