Razones por las que debes empezar a correr

Razones por las que debes empezar a correr




Entendemos que encontrar una actividad que te divierta, te motive y te mantenga animada y con ganas de regresar depende de tantos factores como facetas tiene tu personalidad, pero precisamente por eso nuestra sugerencia de correr es ideal. Así que por cada duda que tengas, nosotros tenemos muy buenas razones para que decidas empezar a correr.

El primer paso

Empezar una rutina de ejercicios es facilísimo, lo realmente complicado es mantenerla a lo largo del tiempo: quieres ser saludable y mejorar tu apariencia, pero simplemente no encuentras qué hacer para empezar a moverte o peor aún, has probado de todo y nada te ha funcionado.

Razones por las que debes empezar a correr

Lo más difícil de lograr en el camino a lograr un cambio significativo en tu vida sea cual sea el ámbito, además de tomar la decisión de hacerlo, es dar el paso inicial. En el mundo del running eso es literalmente lo único que necesitas para correr: dar el primer paso.

Es de suponer entonces que no todas hallaremos inmediatamente el deporte de nuestras vidas, pero hay que comenzar en algún momento, y no, nunca es demasiado tarde. Las razones para hacer ejercicio las sabemos de memoria y hoy no te vamos a sermonear. Lo que vamos a hacer es aplacar esas dudas que siempre atacan justo antes de comenzar a correr

Tus dudas, nuestras razones

No tienes suficiente dinero: lo único que necesitas para empezar son zapatos adecuados y un espacio donde correr. Ahí tienes la primera razón ¿Sabes de algún otro deporte que sea tan barato? No hay mensualidades ni inscripciones. No hay aparatos ni accesorios obligatorios. Eres tú, el camino y la velocidad que te pongas.

Siempre estoy muy cansada: no hay nada más efectivo para dormir bien que haber hecho alguna actividad cardiovascular durante el día. Sí, al principio cuesta, pero la sensación de bienestar que queda al final, además de relajarte y liberar stress, va a hacer que te provoque volver, lo que nos lleva al siguiente punto.

No estoy de ánimo: la avalancha de endorfinas te va a poner de buen humor. ¿Has escuchado sobre la euforia del corredor? Las sustancias químicas que nuestro cuerpo libera al hacer ejercicio nos hacen sonreír y ser más felices.

– No me gusta hacer ejercicio sola y nadie me quiere acompañar: la solución es fácil. Los Runners son grupos de corredores que en general son de los grupos más buena nota que hay. En prácticamente todas las ciudades hay grupos organizados que reciben a los ‘novatos’, salen en grupo y te motivan (¿serán las endorfinas?). No necesitas amigos, porque seguro harás amistades nuevas.

– No estoy en buena forma para correr: ¡Pero si eso es precisamente lo que vas a ganar corriendo! Perderás grasa y ganarás tono muscular. Vas a mejorar tu resistencia y tu sistema cardiovascular. Por supuesto que todo debe ser progresivo. No pretendas correr 21 kilómetros la primera vez ni ser la más rápida. Pero con el tiempo y la constancia vendrán los resultados.

– No tengo tiempo: No necesitas correr por 3 horas al día para sentir los beneficios. 30 minutos al día son más que suficientes para que empieces a crear tu rutina.

– No tengo en donde hacer ejercicios: Puedes correr prácticamente en cualquier parte, así que la calle donde vives, el parque que tienes cerca o la caminadora que tienes llevando polvo en algún cuarto de tu casa son un espacio perfecto. Siempre es mejor hacerlo al aire libre, pero todo espacio cuenta.

correr es salud

– Me aburro corriendo: Correr es el momento ideal para concentrarse, sobre todo para aquellas personas que siente que nunca pueden hacer una sola cosa a la vez. ¿Necesitas pensar en algo seriamente? este es el momento. ¿Tienes tiempo queriendo escuchar música nueva y nunca tienes tiempo? Llena tu reproductor y dale play. Incluso si sientes que te cansas muy rápido, la música adecuada ayudará a mejorar tu resistencia.

-Nunca puedo completar nada de lo que empiezo: la última razón es importantísima; Correr te va a dar una meta palpable y alcanzable. Si nunca has estado en la línea de llegada de un maratón, la próxima vez que haya uno en tu ciudad, acércate. Ver a la gente completar su esfuerzo y sentir su orgullo es increíble. Con solo verlo, vas a querer empezar a correr.

¿Necesitas más razones para convencerte?

1 respuesta

pon tu comentario