Anatomía de la rodilla

Anatomía de la rodilla, partes y lesiones

La rodilla es el nombre que recibe el conjunto de articulaciones que se encuentran en la pierna, estas enlazan el fémur, la tibia y la rótula, permitiendo la extensión y flexión de la misma. Este conjunto de articulaciones son de las más complejas que podemos encontrar en el cuerpo humano y son de gran importancia por el rol que cumplen en el movimiento.

Partes de la rodilla

Partes de la rodilla

Elementos Óseos

En la rodilla se conecta la epífisis distal del fémur (parte interior), epífisis proximal de la tibia (parte superior) y la rótula. La parte interior del fémur posee dos cóndilos femorales, una escotadura intercondílea que los separa por detrás y a los lados los epicóndilos.

En la rodilla se encuentran dos articulaciones: la articulación fémoro-patelar que conecta el fémur con la rótula y la articulación femorotibial que conecta al fémur con la tibia.

Ligamentos

  • Ligamentos cruzado anterior: conecta el fémur con la tibia por el centro de la rodilla. Impide que el hueso se mueva hacia delante del fémur.

  • Ligamento cruzado posterior: conecta el fémur con la tibia por el la parte posterior de la rodilla. Impide que el hueso se desplace detrás del fémur.

  • Ligamento lateral interno: conecta el fémur con la tibia por el lado interno. Ayuda en el movimiento lateral de la articulación e impide que se doble hacia adentro.

  • Ligamento lateral externo: conecta el fémur con la tibia por el lado externo. Ayuda a controlar el movimiento de la rodilla hacia atrás e impide que se desplace en la dirección del fémur.

Meniscos

Son unas almohadillas hechas de fibrocartílago que tienen la función de estabilizar las articulaciones y nos protegerlas al realizar movimientos exagerados. En la rodilla existen dos meniscos, un en la parte interna y otro en la parte externa. Estos sirven como amortiguadores y protegen la rodilla cuando se realiza una carga pesada.

Músculos

Existen dos músculos que intervienen en la rodilla:

  • El cuádriceps es el músculo principal y es el encargado de realizar el movimiento de extensión de la rodilla y por lo tanto se utiliza al realizar acciones como caminar, correr, saltar, etc.

  • Los isquiotibiales son tres músculos el bíceps femoral el semimembranoso y el semitendinoso. Estos músculos se extienden a lo largo de la parte posterior de los muslos hasta un poco más de la rodilla. Son de gran importancia para la extensión del muslo sobre la cadera y protegen a la rodilla de lesiones.

Grasa de hoffa

Es un tejido adiposo que se encuentra debajo de la rótula, ayuda a amortiguar golpes y facilita el movimiento de la rodilla disminuyendo la fricción.

 Partes de la rodilla anatomia

Lesiones más comunes en la rodilla

Esguince

Se trata de un esguince cuando se fuerza el ligamento y este se distiende o desgarra. Estos son frecuentes en las rodillas y puede afectar tanto al ligamento cruzado anterior como al lateral interno.

Los síntomas del esguince son: dolor proveniente del interior de la rodilla, inflamación, acumulación de líquido detrás de la rótula, e inestabilidad en el apoyo.

Desgarro

Cuando se extiende desgarra parcial o totalmente tanto los músculos como los tendones. Los síntomas son muy similares a los del esguince pero también pueden ir acompañados por moretones en el área afectada.

Inflamación de la grasa de Hoffa

La grasa de Hoffa se puede inflamar y esto puede ser muy doloroso ya que este tejido graso presenta muchas terminaciones nerviosas que se oprimen al inflamarse. Una de las causas de este tipo de inflamación es la flexibilidad excesiva en la rodilla combinada con el sobreuso.

Latest Comments
  1. Avatar John Forero