Gripe cetogénica como evitarla

Una palabra un tanto extraña pero que representa una sensación muy recurrente en los novatos del gimnasio, es la cetogénesis. Para no entrar en detalles, es una afección causada por un efecto secundario. Este este es producido al iniciar la famosa dieta cetogénica. Esta dieta consiste en el consumo de altas dosis de proteínas, grasas, pero con muy bajas cantidades de carbohidratos.

gripe cetogenica

El efecto adverso de la dieta se basa en la disminución de los niveles de insulina y sodio que padece el cuerpo al iniciar la dieta. A su vez, una ligera deshidratación producto del bajo consumo de alimentos con agua, también se adiciona a los síntomas de la gripe cetogénica. Si no se adecúa el organismo a los efectos secundarios de esta dieta, podemos padecer de otras enfermedades que pueden llegar a dañar gravemente nuestro sistema inmunológico y hormonal. Entonces, ¿qué debemos hacer para evitar la gripe cetogénica?

Beber agua en altas cantidades

El agua, sobre todo la natural de manantial, tiene una enorme cantidad de minerales y sales disueltas. Nuestro cuerpo necesitaría en abundancia durante la dieta y consecuentemente gripe cetogénica estos minerales. Una forma muy útil de aprovechar esta agua y sus propiedades, es durante el entrenamiento. Debido a la deshidratación común que se tiene al entrenar, se requieren líquidos con un gran aporte mineral. A su vez, si realizamos actividades físicas en la transición de la gripe cetogénica, es fundamental tomar agua en grandes cantidades.

gripe cetogenica beber agua

Sopas y caldos con altos porcentajes de sal

Como ya hemos visto, la sal es un mineral básico durante la dieta cetogénica. A su vez, la mezcla con condimentos y proteínas de carnes como pollo o huesos ahumados de res o cerdo, dan un sabor espectacular a los caldos. Podemos agregar algunas hierbas como romero, albahaca, orégano, tendremos un complemento alimenticio ideal para nuestras rutinas y, además, combatirá la gripe cetogénica. La adición de estos caldos a nuestra dieta diaria, por lo menos una vez al día, nos ayuda dramáticamente a combatir los efectos de la cetogénesis.

gripe cetogenica remedios

Alimentos ricos en minerales salinos

Alimentos ricos en magnesio, potasio y sodio son esenciales para la dieta catogénica. Es básico agregar estos alimentos a nuestra dieta que, además, están presentes en la mayoría de las frutas y verduras que conocemos. Las semillas de girasol, calabaza y sésamo son ricas en magnesio. Las espinacas y acelgas son altísimas fuentes de hierro y magnesio. Las fresas, nueces, cacao al igual que los pescados, sobre todo las sardinas, tienen un enorme aporte de potasio y sodio. Junto a estas, las bananas, aguacate y la carne de la pechuga de pollo, tienen altos porcentajes de potasio.

Entrenamientos acordes a la transición

Debemos entender que nuestro cuerpo estará pasando por cambios metabólicos importantes durante el cambio de dieta. Esto comprometerá seriamente nuestra resistencia y fuerza durante los entrenamientos. Igualmente, nuestro cuerpo deberá desarrollar la manera de procesar las hormonas necesarias para nuestro crecimiento muscular, con la dieta actual. Es por estas razones que el entrenamiento debe ser suave y sin exceso de esfuerzo. Igualmente, hidratarnos a cada momento, durante el entrenamiento, es esencial para el organismo.

pon tu comentario