Trucos para andar mejor en bici

El ciclismo es una de los ejercicios más completos desde tiempos inmemoriales. Nos sirve para relajarnos, disfrutar del ambiente y, más importante, trabajamos un gran número de músculos de la cintura hacia abajo. Aún cuando es un gran ejercicio, muchas personas, bien sea por una mala postura o el uso de una bicicleta incorrecta, no aprovechan todos los beneficios del ciclismo. Veamos entonces algunos trucos y consejos a seguir para andar mejor en bici.

Trucos para andar mejor en bici

Buscando la bicicleta correcta

Muchas personas tienen lesiones por el uso de una bicicleta incorrecta. Son varios aspectos a tomar en cuenta en la búsqueda de una bici que se adecúe a nosotros. En primer lugar, la altura es imperativa. Debemos buscar una bicicleta cuyo asiento y manillar nos lleguen cómodamente un poco más debajo de las caderas. No menos importante debe ser el diámetro de las ruedas y la elongación que tienen los pedales.

Adaptando la bici a nuestro cuerpo

Este punto está muy ligado al anterior, pues habiendo conseguido una bicicleta correcta, el siguiente paso será ponerla a punto para su uso. Las bicicletas tienen varios puntos de ajuste para su adaptación. El primero y más importante es el asiento. Ajustar la altura del asiento puede marcar la importantísima diferencia entre un ejercicio adecuado o una lesión en las articulaciones. Luego está el manillar, en el cual ejerceremos cierta presión.

Trucos para andar en bici

El asiento o sillín de una bici puede ser ajustando tanto por su altura, como por su inclinación. En relación a su altura, debemos colocarlo en una posición donde las piernas no queden totalmente estiradas al alcanzar la máxima elongación de los pedales. Aunado a este factor, al estar muy alto, las caderas se balancearán en forma de péndulo, pudiendo causar dolor y molestia al poco tiempo de uso. Si está muy bajo, podemos imponer un impacto muy alto sobre las articulaciones del pie.

El manillar puede ser de varias formas, dependiendo de la actividad o deporte a practicar. El más común y el que usaremos en nuestros caminos cotidianos, es el manillar recto. La altura de este por lo general puede ajustarse. Un manillar muy bajo nos hará inclinarnos de forma incorrecta, causando un estiramiento excesivo de la espalda y un impacto mayor en los hombros. Un manillar muy alto, nos obligará a flexionar los codos, trayendo como consecuencia que los tríceps se fatiguen a los pocos minutos.

andar en bici

Iniciar con buen pie la ruta en bici

Muchos aprendimos desde muy pequeños a andar en bici, pero probablemente hayamos dejado la rutina hace ya varios días atrás. Tomar el ciclismo como un ejercicio es igual a cualquier entrenamiento, es decir, debemos saber hacerlo para no causar inconformidades al cuerpo. En este sentido, escoger rutas planas y sencillas, junto a velocidades bajas, nos hará acondicionar los músculos para consecuentes esfuerzos mayores.

De igual forma, no debemos acceder a velocidades muy altas por largos periodos de tiempo para no sobrecargar músculos e incluso, evitar graves lesiones. Una velocidad en la que se den 60 rotaciones por minuto al pedalear, será un excelente comienzo al ejercicio. No debemos dejar de lado la postura al pedalear. Este último, deberíamos hacerlo con el metatarso o punta del pie. Espalda recta, cuello erguido y brazos en total extensión, en la manera correcta de pedalear la bici.

pon tu comentario