La dieta Atlantica

La dieta Atlantica





La dieta atlántica es la dieta propia de las culturas europeas bañadas por el océano Atlántico, que se encuentran en algunas zonas de Portugal, España, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Reino Unido e Islandia. Se caracteriza, entre otras cosas, por un consumo de proteínas relativamente elevado (superior, por ejemplo, al de la dieta mediterránea), especialmente de carnes rojas, huevos y productos lácteos, además de legumbres. Otra característica es que en general las grasas utilizados son de origen animal (mantequilla, manteca, grasa de anidar, etc.) pero en algunos países, como Portugal, Galicia, País Vasco, etc. estos son a menudo reemplazados en la actualidad, por contacto con la cultura mediterránea, por el aceite de oliva. Un estudio realizado en 2003 indica que, en general, se observaba un aumento del uso de aceite de oliva. El consumo de carnes magras, como el pollo o el conejo, y de frutas y hortalizas mediterráneas es inferior que en las culturas mediterráneas. En cambio, el consumo de patata es muy elevado en la dieta atlántica, y las verduras típicas que se pueden encontrar son, por ejemplo, la col, la judía tierna, la cebolla, el ajo, la zanahoria y el guisante. La fruta típica es la manzana.

dieta atlantica

Aunque, a priori, algunas personas tienden a imaginar que se trata de una dieta poco saludable, no tiene por qué ser así. Uno de los factores que se consideran menos sanos es el consumo abundante de grasa animal, pero hoy este es cada vez más alternado con aceites vegetales y en particular aceite de oliva. Actualmente algunos organismos y entidades implicadas se esfuerzan en difundir que la dieta tradicional atlántica es variada, de calidad y saludable.

== Conoce todos nuestros Tipos de Dietas

Existe actualmente una verdadera dieta atlántica?

Aspectos como la sustitución de grasa animal por vegetal, de peces tradicionales atlánticos por mariscos y pescados de piscifactoría, o incluso de congelados de otros lugares, la toma de hábitos alimentarios existentes en países completamente diferentes (como por ejemplo, los Estados Unidos) , etc. hace difícil actualmente considerar la dieta atlántica como un ente específico y algunos autores sugieren que hoy en día este nombre puede que no está ya justificado. Otros argumentan que el nombre está mal escogido, porque pretende hacer referencia a un territorio (sobre todo Galicia y Portugal) pero que tal cual da a entender que se trata de todos los países bañados por el atlántico en el mundo, incluyendo así cocinas tan diversas como la mexicana, la marroquí, la guineana, etc.
carne magra
En cambio, hablando de gastronomía y cocina tradicional, que en principio seguiría las pautas clásicas, sí se pueden encontrar algunos rasgos generales comunes. Además de las carnes rojas, y en particular del toro, los peces que suelen usarse son tradicionalmente diferentes de los típicos mediterráneos, así, por ejemplo, predomina mucho más el salmón y en cambio algunos otros pescados azules, como la sardina o el caballa, son menos presientes. La manera de cocinarlos también cambia, ya que se suele hacer en suquets pero también en guisos y con salsas, a menudo con lácteos, mientras que en la mediterránea -donde también se hacen suquets- tradicionalmente se prefieren a la parrilla o fritos, y en ningún caso con grasas animales o lácteos. En general, los guisos y los platos al horno son más frecuentes que en la cocina mediterránea. En cuanto a dulces, en la cocina tradicional atlántica abundan más los pasteles, y se comen más a menudo, se adornan más habitualmente de nata, cremas, etc. y hay más abundancia de tartas y preparaciones con frutas (crumble, clafoutis, tarta de manzana, etc.) que se comen de una manera más cotidiana.
mantequilla
La cocina atlántica no homogénea y presenta características propias en cada lugar, dependiendo de las diferentes culturas que han influido. La cocina atlántica de Portugal y de la zona atlántica de España, y en un menor grado de la Occitania, comparten, por ejemplo, algunos rasgos o influencias de la cocina mediterránea.
Características básicas




Diferentes organismos y entidades han querido crear una dieta idealizada, saludable y recomendable a partir de los productos y hábitos atlánticos, ajustando la dieta tradicional y adaptándola a las circunstancias actuales; del mismo modo que se ha hecho con la mediterránea.

En principio, esta dieta debería basarse, según ellos, en general en los ingredientes atlánticos de buena calidad sensorial y alto valor nutritivo cocinados según las recetas y tradiciones de cada cultura atlántica. Reivindican la comida como acto social y festivo y no privarse de los pequeños placeres de la mesa, compensando la ingesta de energía con ejercicio físico diario.

Aspectos nutricionales

 

Según un estudio publicado en 2003 por Josef Schmidhuber y Bruce Traill, la aportación de proteínas está a los niveles máximos de los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero dentro de los límites. Los azúcares sencillos también se mantienen en el límite superior de las recomendaciones de la OMS. Observan un aporte importante de grasas saturadas y de colesterol. El número de calorías también es demasiado alto. Esto explicaría en parte el aumento de trastornos coronarios y de obesidad.

Pero estos datos se hacen según los hábitos dietéticos actuales, que hoy incluyen la introducción de la comida rápida y de nuevas técnicas culinarias y de productos que antes no se usaban o se hacían en cantidad menor. Por ejemplo, ahora se usa más aceite de oliva pero en los años 60 se consumía menos cantidad de carne y menos calorías diarias; en Portugal, España y Reino Unido; que actualmente. Diversos estudios, además del de Schmidhuber y Traill, observan también que en Europa, unos hábitos dietéticos más saludables dependen sobre todo de una mayor renta de las familias.