Regimen pobre en vitamina F

Regimen pobre en vitamina F

Un régimen pobre en vitamina F puede provocar un engrosamiento de la capa córnea, una atrofia parcial de las glándulas sebáceas y los bulbos.






Aceites de primera presión en frío, de nuez, girasol, oliva y soja. Vitamina ácidos grasos que pueden encontrarse en los aceites son llamados Vitaminas F ácido linoleico (ácidos grasos insaturados). La clara de huevo cruda puede jugar el papel de una antivitamina B8 (Biotina), cuya falta puede provocar seborrea.

Las vitaminas B sólo provocan trastornos por insuficiencia. Las necesidades del hombre adulto se estiman entre 0,05 y 0,5 grs diarios. A con las vitaminas de síntesis (fármacos).Fuentes: Zanahorias, perejil, almendras, cereales integrales, espinacas, frutas rojas, carne roja, pescado, leche, manteca, yema de huevo.

Para acceder a la vitamina A se ha transformado ya en un tópico charlar de la zanahoria. Una parte de los carotenos que tomamos con los comestibles se convierten en vitamina A. Otra parte se guarda en nuestro tejido cutáneo y ejercita un papel protector. Se trata de predecesores de la vitamina A. Se presentan en comestibles de tono colorante, con tonos amarillos, anaranjados verdosos.

piramide alimentaria

En el planeta vegetal podemos localizar en abundancia los carotenos. Se la ha llamado la vitamina antiinfecciosa porque mantiene la estructura de los tejidos y dificulta su deterioro. Se hace recomendable el consumo de cereales integrales, diastasas, germen de trigo y legumbres.

Esta vitamina tiene además un señalado papel como antioxidante y protector de las células. La vitamina C tiene un papel fundamental en la formación de colágeno. Esta vitamina la podemos localizar en los pescados blancos y azules.

Se la llama la vitamina anti infecciosa pues impide que los tejidos se resquebrajen. Nos referimos tanto a la piel como a las mucosas interiores. La piel está compuesta de 2 capas, la dermis y la epidermis y son numerosas las proteínas que acoge.

Se puede conseguir asimismo un claro rejuvenecimiento. Una dieta adecuada deja sostener el tejido cutáneo en un perfecto estado de salud. Esto implica que podemos freír los alimentos con aceite de oliva sin temer que sus ácidos grasos se sobresaturen.

A pesar de tener pocos ácidos grasos poliinsaturados, tiene la suficiente cantidad para cubrir las necesidades cada día mínimas (unos diez gramos). El aceite de oliva virgen, extensamente usado en la dieta mediterránea, tiene un 80 por ciento de ácido oleico (monoinsaturado) y solo un 14 por ciento de ácidos grasos sobresaturados. En 1986, tras 15 años de trabajo con científicos de 7 países diferentes, el maestro A. Keys hizo público el llamado Estudio de los siete países.

Tras este descubrimiento, los científicos fueron perfilando los elementos que definen la dieta mediterránea: pasta y arroz, verduras, legumbres, rebosante fruta, aceite de oliva, poca carne y mucho pescado, pan integral, y todo condimentado con algunas especias como el ajo, el orégano, algo de pimienta, y pequeñas cantidades de buen vino. Para que se forme la acetilcolina, que retrasa el envejecimiento celular, genera bienestar y mejora la retentiva, hay que ingerir lecitinas (presente en la soja y derivados), cacahuetes, yema de huevo, germen de trigo, hígado y jamón, tal como comestibles ricos en vitaminas C, B5 y zinc.